¿Qué es la administración del tiempo?
¿En qué me ayuda?
¿Cómo aprendo?
¡Algunos consejos!
¡Combatiendo el olvido!
sitios
bibliografía

¡Combatiendo el olvido! 

   Cuando se pretende memorizar sin comprender el contenido del material a estudiar el olvido se presenta con mayor prontitud, en cambio cuando se ha entendido dicho material se memoriza con mayor facilidad y durante más tiempo. La memoria y la comprensión tienen una relación directa, pero también existe una relación muy estrecha entre la memoria y los repasos.

    Los expertos mencionan que la mayor proporción del olvido se da dentro de las primeras ocho horas en las que se dio el suceso, a la semana siguiente el porcentaje entre el suceso y lo que se olvida es mayor, a los treinta días el olvido es considerablemente grande. Para contrarrestar el proceso del olvido existe un método sencillo, éste es realizar repasos frecuentes. Se ha comprobado que los repasos continuos en los que la mente trabaja activamente aplicando las operaciones intelectuales es una buena técnica para lograr un aprendizaje más duradero. Cada repaso aumenta la retención del material de estudio en la memoria.

Es muy importante realizar un repaso inicial, dentro de las primeras ocho horas después de terminada la clase, en él revisarás las anotaciones que hiciste y las corregirás o completarás en caso de ser necesario; parafrasea el contenido de lo visto en tu clase; comprueba en los libros y apuntes la precisión de lo que enunciaste; relee lo olvidado, lo que no comprendiste o lo que se te dificulta expresar; haz diagramas, esquemas, cuadros sinópticos, etcétera que te ayuden a comprender la estructura del contenido. Después realiza repasos intermedios entre la primer clase y el examen con la finalidad de evitar el olvido, te sugiero realizar repasos semanalmente. Con este método advertirás como la retención aumenta, tu aprendizaje es de mayor calidad y se mantiene por más tiempo. Por último, el repaso final lo deberás realizar con mayor profundidad, parafrasea lo estudiado y comprueba la exactitud de lo expresado por ti, todo esto te ayudará a retener más fácilmente los conocimientos y a preparar mejor tu examen. En la gráfica de abajo se ilustra la relación que existe entre los repasos frecuentes y el aprendizaje.

 

 

 

 

 

 

 


 


 Autor: María de la Luz Aceves Miramontes

© Copyright  
Todos los derechos reservados.  
Universidad Autónoma de Guadalajara A.C. México 2008  
Prohibida su reprodución total o parcial en cualquier medio sin autorización expresa del titular del derecho.